La CTA Autónoma moviliza a Viedma en defensa del agua y la tierra

ley de mineria, pueblos originarios

El 5, 6 y 7 de diciembre la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) Autónoma movilizará junto a movimientos sociales, ambientales y pueblos originarios a la ciudad de Viedma para rechazar las modificaciones inconsultas del código minero y ley de Tierras 279 y en defensa del agua y la tierra que ya cuentan con media sanción en la legislatura de Rio Negro y que serán tratadas nuevamente la semana entrante. 

“La modificación de estas ley afecta a toda la población de la provincia, especialmente a las comunidades que están en esas tierras comunitarias, y a miles de pobladores dispersos que son mapuche y que tampoco tienen que pagar la tierra como pretende el Estado”, señaló Orlando Carriqueo del Parlamento Mapuche Tehuelche y secretario de pueblos originarios de la CTA Autónoma de Río Negro, quien destacó, además que “lo que esta atrás del proyecto extractivo son condiciones de alta peligrosidad para los modos de vida que se han desarrollado en Río Negro: “Es grave porque se intenta explotar el potencial minero frente a la escasez de agua y frente a un cambio climático atroz. El mucho capitalista busca minerales para seguir enriqueciéndose y frente a esto nos convoca la necesidad de defender el agua, la tierra y un modo de seguir viviendo en este territorio”. 

Es que, como detallaron desde el Parlamento Mapuche, estas reformas permiten que las llamadas 'tierras fiscales' puedan ser utilizadas por empresas mineras, petroleras y tecnológicas y que dejen de destinarse a la agricultura familiar, constituyendo “un ataque a los pobladores ancestrales, a barrios y comunidades que hoy habitan estas tierras, habilitando desalojos”. 

Asimismo, se denuncia que la vía libre a la megaminería amenaza las formas de vida que habitan este territorio, produciendo contaminación del agua, sequia, tala del bosque nativo y alterando el ecosistema de la cordillera y de las nacientes de ríos.

Además, la línea de estos proyectos favorece aún más la crisis habitacional: cientos de personas serían desalojadas de sus tierras para que se instale una minera.  Por otro lado, el proyecto se aprueba con un paquete de leyes para favorecer y facilitar el extractivismo, con lo cual la Provincia se convertiría en una zona de sacrificio.

“Nos movilizamos a Viedma en defensa del agua y la tierra, rechazamos la reforma del código minero y ley de tierras 279, y le decimos no a las modificaciones inconsultas”, sintetizó por su parte Manuel Hermida, secretario adjunto de la CTA Autónoma.