Tomó un préstamo para comprar un auto: lo canceló pero el banco le exigía una deuda inexistente

banco supervielle

Un banco de la región deberá entregarle a una clienta el certificado de libre deuda para que pueda formalizar los trámites administrativos de levantamiento de prenda. Ella tomó un préstamo UVA, adquirió el auto y pagó hasta la última cuota. Desde la entidad le reclamaban diferencias por reajustes. El caso tuvo una solución en el juzgado de Paz de Cinco Saltos. 

El proceso tramitó bajo el mecanismo de menor cuantía. La mujer explicó que al momento de solicitar el dinero ante el Banco Supervielle S.A vivía en una localidad del interior de Neuquén. En consecuencia todos los meses debía trasladarse hasta la sede de la entidad para abonar la cuota del préstamo. Previamente consultaba por teléfono a Buenos Aires para conocer los valores.

El día que pagó la última cuota solicitó el certificado de libre deuda, que es la condición exigida por el Registro del Automotor para inscribir los vehículos sin cargas prendarias.

Desde el banco le informaron que adeudaba un saldo de 79.337 pesos en concepto de reajuste. Al solicitar explicaciones sobre el origen de la deuda - ya que siempre había abonado exactamente lo que le iban informando - no obtuvo respuesta alguna.

Tiempo después inició la demanda por menor cuantía que se enmarcó en la ley de Defensa del Consumidor. Aunque se fijaron tres audiencias, el banco no se presentó ni contestó la demanda pese a encontrarse debidamente notificado.

El fallo receptó el reclamo y condenó a la entidad a entregarle a la clienta el certificado de libre deuda para que ella pueda realizar los trámites administrativos de levantamiento de prenda. Pero además se le aplicó al banco una multa civil debido a su conducta deliberada y desinteresada. También se ordenó un resarcimiento por daño moral a la mujer, una cifra que es casi el doble de la multa, para compensar el malestar debido a los reclamos que tuvo que efectuar.