Al mejor estilo Frank Caprio, dejaron sin efecto una multa de tránsito por una denuncia por violencia de género

mauricio merlotti, MARICEL CEVOLI

El Juzgado de Faltas de Viedma dejó sin efecto una multa de tránsito luego de comprender la normativa desde la perspectiva de género y considerar la situación que vivió una vecina de la ciudad.

Según relató el juez de Faltas, Mauricio Merlotti, en diálogo con FM DE LA COSTA, “es un caso que lo utilizamos como ejemplar. Una vecina fue infraccionada por no contar con el comprobante del estacionamiento medido y pago, y se acercó al juzgado a presentar un descargo en donde dio cuenta y acreditó que el automotor sobre el cuál se había cometido la infracción y cuya titularidad está a su nombre, está en posesión de su expareja, quien se había ido de su casa en el marco de una denuncia 30-40 y se había llevado el auto”.

Aseguró que “en esa denuncia, también se da cuenta de que el automotor había sido solicitado en reiteradas oportunidades y no había sido devuelto, y que seguía en posesión de él. En este sentido, lógicamente desde la fecha en la que se efectúa la denuncia y que la posesión está por otra persona, se deja sin efecto la imputación efectuada hacia esta mujer y se la reconduce para el poseedor del auto”.

Destacó que la decisión “está enmarcada dentro de la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia la mujer, dentro de la cual los estados firmantes se comprometen a tomar medidas para abstenerse de perjudicar económicamente a la persona”.

Al mejor estilo Frank Caprio

La determinación de este caso resulta similar a las decisiones del juez estadounidense Frank Caprio, conocido por casos en donde durante los procesos judiciales, suele contemplar la empatía, la humanidad y la compasión.

Caprio logró saltar a la fama durante el 2017, luego de que varios de sus juicios sean emitidos en un programa de televisión, los cuales se volvieron virales llegando a más de 17 millones de reproducciones en redes sociales.

Su caso más emblemático se registró luego de que un hombre de 96 años fuera multado por sobrepasar el límite de velocidad en una zona escolar. Al enfrentarse al juez, el nonagenario argumentó su defensa explicando que condujo para llevar a su hijo, de 63 años, a realizarse estudios médicos producto de que el mismo padecía cáncer. El juez Caprio comprendió la situación y lo liberó de cargos.