Faena clandestina en Viedma: condenas de prisión efectiva para tres hombres

rejas, calabozo

En la jornada de hoy, el Ministerio Público Fiscal requirió pena de prisión efectiva para el tercer hombre implicado en un caso de portación de armas. Este acusado, junto con otros dos que ya se encuentran cumpliendo la condena por este mismo hecho, fueron detenidos con distintos tipos de armas y elementos relacionados con la faena clandestina.

El hecho fue perpetrado el 26 de abril pasado cuando los tres hombres, que se movilizaban a bordo de un automóvil Renault 21, omitieron frenar en el momento en que ésto le fue requerido por personal policial asentado en el puesto de control de la Brigada rural quienes dieron aviso al resto de las unidades de tal situación.

A partir de allí, un móvil perteneciente a la Comisaría 38 de la Policía de Río Negro inició la persecución que culminó en inmediaciones del Barrio Mi Bandera cuando el vehículo colisionó contra una camioneta que se encontraba estacionada. En ese lugar el conductor del vehículo y su acompañante fueron detenidos, mientras que un tercer hombre huyó corriendo y pudo ser aprehendido a pocos metros. En su huida éste se descartó de un arma de fuego tipo carabina, dos trozos de cuero vacuno fresco y, al momento de ser aprehendido, arrojó un cuchillo.

Asimismo en el auto, que fue requisado en el marco de la investigación preliminar, se encontró una chaira para afilar, una mochila, una tenaza, una caravana, una vaina servida, una caja con 38 cartuchos de bala, un arma blanca, una culata de madera tipo carabina, un cuchillo, una linterna negra y dos sogas.

Al no existir en ese momento denuncia de robo que permitiera vincular algunos los elementos secuestrado con hechos de ese tipo, no se pudo avanzar en la acusación por abigeato. No obstante, al no contar ninguno de los acusados con documentación que avale la legítima tenencia y/o portación del arma de fuego encontrada, se calificó el delito como portación ilegal de arma de fuego de uso civil y desobediencia a la autoridad y por ambos se pidió la pena. A uno de los tres además se le endilgó el delito de encubrimiento porque en un allanamiento realizado en el marco de la investigación secuestraron una moto robada que tenía en su poder. Las penas van de los tres años de prisión efectiva a los 4 años y 9 meses.

En los tres casos la vasta cantidad de sustento probatorio permitió avanzar en procedimientos abreviados que implican un cumplimiento inmediato de la condena y la renuncia a instancias de apelación; además del reconocimiento expreso por parte de los acusados de haber sido quienes perpetraron los hechos aceptando con ello la calificación legal y la pena prevista por el Ministerio Público Fiscal.