Repudio e indignación de veteranos de Malvinas de Río Negro por las declaraciones de Boris Johnson

jorge torres, ruben pablos, Ricardo Flores

Foto archivo

Veteranos de la guerra de Malvinas de Río Negro expresaron su repudio e indignación por las declaraciones que brindó el primer ministro británico, Boris Johnson, sobre las Islas Malvinas.

Desde el gobierno argentino también repudiaron las expresiones del británico, señalando una serie de errores en sus dichos y argumentando inclusive que “al considerar que el resultado de una guerra otorga derechos, aceptar tal criterio implicaría la consagración de la barbarie como regla del derecho internacional” (Guillermo Carmona, secretario de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur).

En conversación con FM DE LA COSTA, Jorge Torres, delegado de Veteranos de Malvinas en la Zona Atlántica, se refirió al tema y afirmó que “es el brazo que tenemos que torcer. Reino Unido es nuestro enemigo histórico, y Boris Johnson, cuando hace estas expresiones, sigue metiendo el dedo en la herida y en la llaga, y eso hace que los veteranos nos enfurezcamos aún más, y pongamos más ímpetu en el reclamo soberano”.

A su vez, adelantó que en la próxima sesión de la Legislatura de Río Negro, saldrá un comunicado repudiando las declaraciones de Johnson, a través de un pedido de los veteranos de guerra. “Esto es colonial, y ya no estamos en época de colonias en el mundo”, consideró Torres.

En este sentido, expresó que “ellos deben sentarse a dialogar sobre la soberanía y devolver la soberanía plena de nuestras islas”.

Por último, opinó que “este inglés está muy equivocado, y ellos viven equivocados. Pero tienen más de 15 colonias en el mundo al ser un país colonialista, y son piratas. Nosotros vamos a reforzar la posición de nuestro presidente y de todos los que vengan para que se sienten a dialogar. Se están llevando las riquezas y nosotros lo estamos mirando de afuera”.

Qué dijo Boris Johnson

Días atrás, el primer ministro británico había considerado que “junto a los líderes argentinos, tenemos una fórmula muy simple, que es que aceptamos que hay muchas cosas en las que podemos trabajar juntos. Reino Unido y Argentina tienen una gran agenda de cosas en común de las que nos gusta hablar: los océanos, abordar el cambio climático, aumentar nuestro comercio…”.

Sin embargo, al poco tiempo remarcó que “existe un tema particular en el que simplemente no hay opiniones compatibles: Malvinas”.

Sobre esa línea, Johnson comparó la guerra de Malvinas con la guerra en Ucrania: “En el G7, estábamos dedicando gran parte de nuestro tiempo a hablar sobre Ucrania, en donde el principio en juego era el derecho de las personas soberanas e independientes a determinar su futuro. Ese era el principio que estaba en juego en Malvinas. Se decidió de manera decisiva durante muchos años, y todavía no veo ninguna razón para que participemos en una discusión sustantiva al respecto”.