Día del Taxista: “Poco que celebrar, más que el orgullo de pertenecer”

taxi

Este día tan trascendental para quienes desarrollamos la actividad del taxi, debe ser motivo oportuno para la reflexión. Solo el pensar en este 7 de Mayo y observar su importancia para quienes pertenecemos al sector nos debe hacer ver cuán poca valoración recibimos habitualmente, que es esta fecha la que nos hace por un momento sentirnos especiales y orgullosos. En este día, para quienes amamos este oficio, a pesar de sus desventuras, se nos infla el pecho, en este día como cuando uno se enamora y siente esas ganas de gritar ese amor, nosotros gritamos el nuestro: “Yo soy taxista”. Y gritarlo, exponerlo, y sentirlo así, con la frente en alto, es también ser agradecido a una actividad que con los altibajos propios de todo trabajo, nos da de comer, nos ha hecho soñar y alguna vez supo a muchos ilusionarnos con alcanzar mejoras y progreso.  

Digo que hay poco que celebrar y sobran argumentos para respaldar esta desdicha. El 7 de Mayo, fecha elegida en conmemoración, por un lado, del natalicio de la enorme Eva Perón, quien en 1950 fue participe y de hecho propicio, la fundación del Sindicato de Taxistas y al mismo tiempo, día recordatorio de la firma del primer convenio colectivo de trabajo. En Viedma, como en tantísimas otras localidades de la provincia y ciudades del país, algo que no existe.  

El taxi en Viedma, está plagado de irregularidades, con una diversidad de cómplices y a la bartola. Personas sin aportes jubilatorios, ni cobertura médica de salud, la misma que a través de los años se va deteriorando producto de extensas jornadas de trabajo y pésimas condiciones laborales. ¿Y qué pasa con esto?, al momento nada. Quienes tienen competencia para reclamar por estos derechos, hacen caso omiso. La naturalización de la explotación del hombre y la mujer, está igual de vigente que siempre, nada ha cambiado, ni se avizora que suceda. Cientos de vecinos y vecinas colegas Viedmenses y detrás de cada uno y cada una, familias, viviendo de la precariedad laboral eterna y de la que nadie se encarga. Resumidamente, no hay quien quiera “ponerle el cascabel al gato”.  

A lo descripto en el párrafo anterior, se le suma el retraso tarifario en el servicio de taxis, acumulado durante años a raíz de acuerdos insuficientes, de los cuales tampoco nadie se hace responsable y que nos han llevado a tener en la actualidad, en la capital de la provincia, el valor más bajo del servicio en todo Río Negro. Por supuesto, no surge desde ningún sector del taxi en Viedma, autocritica alguna.  

Por estos días los trabajadores y trabajadoras de taxi, una vez más, estamos a la espera de las vueltas que dan quienes deben efectivizar una actualización de la tarifa de manera urgente. Debería ya avergonzarlos, porque no dudo que reparan en el índice inflacionario, estamos hablando en todo caso, de un desinterés, de una especulación y de una mirada lejana a aquella del trabajador de la calle, es que seguramente el confort de sus sillas les hará perder el tacto y el estar detrás de un escritorio, les debe acotar la visión y apreciación de la realidad y el padecimiento de los y las taxistas de Viedma.  

Como siempre, pagamos nosotros, regalando nuestro trabajo con una tarifa insuficiente de acuerdo a lo necesario y básico para cubrir los gastos que demandan la vida y nuestra herramienta de trabajo, el vehículo.  

A los y las colegas Viedmenses, saludarlos, desearle en este día tan importante para nosotros y nuestras familias, muchas fuerzas y transmitirles desde mi humilde lugar este sentimiento de orgullo. Llevamos cada día y cada noche, una enorme tarea y compromiso, con una carga de responsabilidades nunca reconocidas como en verdad nos correspondería. Si lo sabemos nosotros y esa sola razón, nos debe enaltecer. Hacemos un gran trabajo, que no cualquiera podría llevar a cabo.

NICOLAS ABELLEIRA  

PRESIDENTE DE LA ASOCIASION DE TAXISTAS VIEDMENSES  

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.