1F: justicia rionegrina, degradación y peligro para los trabajadores/as

pablo barreno

Hoy 1° de febrero, en la ciudad de Buenos Aires, miles de ciudadanos y diversas organizaciones se movilizan para expresar su preocupación, repudio y hartazgo frente a la extrema degradación del funcionamiento del sistema de justicia federal.

A pesar de la distancia geográfica, las razones que motorizan el descontento ciudadano en la Capital bien podrían aplicarse a la situación institucional en nuestra provincia. Para que quede bien claro: el pedido a gritos y en la calle de reformulación de la Corte Suprema luego de años de aberraciones jurídicas, es perfectamente aplicable al sistema de administración de justicia en Río Negro y al funcionamiento del Superior Tribunal de Justicia.

Lo hemos afirmado en reiteradas oportunidades y hoy es preciso reiterarlo: el sistema de justicia en Río Negro atraviesa un profundo proceso de degradación que pone en riesgo al estado de derecho mismo.

Una sociedad es inviable si carece de servicios de justicia eficientes, transparentes, inclusivos y ajustados a las demandas ciudadanas. ¿Saben por qué? Porque en sociedades con este problema, cualquier ciudadano es rehén de las decisiones autocráticas de un puñadito de personas que, en última instancia, deciden lo que está bien o está mal encerrados en 4 paredes, sin legitimidad popular y con una clara tendencia a perpetuar relaciones de poder asimétricas entre representantes y representados, donde siempre pierden los trabajadores y trabajadoras.

Y puedo afirmar esto porque padecí en primera persona la persecución del sistema judicial a través de una causa trucha, sin sustento, inventada para dar un mensaje inequívoco: cualquiera que se anime a contradecir al Superior Tribunal de Justicia provincial, e incluso al poder político oficial, deberá lidiar con el poder de "la ley" que manipulan y aplican según su conveniencia.

Repasemos: promiscuidad con el poder político; el carácter corporativo que caracteriza a la jerarquía judicial y su tendencia irrefrenable a ubicarse en las antípodas de las demandas ciudadanas; el perfil reaccionario y el tufo aristocrático que caracterizan cada una de las decisiones del STJ.

Esas características, fácilmente detectables para cualquiera que tenga algo de voluntad, nos ponen frente a la cruda realidad: el sistema de justicia de nuestra provincia necesita urgentes reformas conceptuales y de funcionamiento antes que terminen de convertir a Río Negro en un feudo en el que un acceso a la justicia efectivo, eficiente e igualitario sea cada vez más una quimera y menos un derecho.

Todo esto que afirmamos antes está respaldado por hechos concretos. Y como la única verdad es la realidad, si tienen 5 minutos, los invito a repasar esta secuencia de hechos que si no fuera trágica, sería desopilante:

1

LA "INTELIGENCIA" JUDICIAL. Tus mails son míos, míos y sólo mios >> https://bit.ly/3ujVG4E

2

LAS NO REDES. Ojito con lo que pensás, trabajador/a >> https://bit.ly/35J68ID

3

PERSECUCIÓN POLÍTICA Y CÁRCEL >> https://bit.ly/3GlyzsL

4

HAGO LO QUE QUIERO, PORQUE PUEDO. Una causa trucha para disciplinar a los trabajadores >> https://bit.ly/3GjL2x3

5

EL SISTEMA COMO FARSA.

La fiscal obediente >> https://bit.ly/3JceDdN

La Gobernadora inquisidora >> https://bit.ly/3Hq8fyT

La promiscuidad: en el mismo lodo, todos revolcados >> https://bit.ly/3ujsudV

Pablo Barreno

Legislador PJ - Todos / Secretario General CTA Zona Atlántica / Secretario General SITRAJUR 1ra. Circunscripción Judicial / Secretario Gremial FJA