Por Graciela Landriscini (*)

Las mujeres ganan espacios de liderazgo en la ciencia y la tecnología Argentina

mujeres, CIENCIA Y TECNOLOGIA

En Argentina, las científicas son casi el 60% del total de los investigadores, pero la situación cambia cuando quieren desarrollar posiciones de liderazgo. Sin embargo, en los últimos tiempos hubo señales de cambio en ese sentido. Actualmente hay 8 mujeres liderando instituciones científicas y tecnológicas claves del país. Son científicas que se destacaron en sus carreras y que ahora están cambiando el enfoque de cada organismo público que lideran con una apertura mayor hacia los problemas de la gente y el ambiente.

El Instituto Nacional de Prevención Sísmica, que monitorea desde San Juan los sismos que se producen en el territorio argentino desde 1972, tiene por primera vez en su historia a una mujer como directora. Es la científica Patricia Alvarado. El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, más conocido por su sigla como INTA, también tiene una presidenta por primera vez en 65 años de funcionamiento: la ingeniera agrónoma y doctora en ciencias sociales Susana Mirassou.

La agencia pública de energía atómica, la CNEA, está liderada desde junio pasado por la física Adriana Serquis, tercera mujer en ocupar el cargo de presidenta en esa institución que fue fundada en 1959. El Conicet, con más de 11.000 investigadores, está liderado por la científica Ana Franchi.

El Ministerio de Defensa tiene un área dedicada a impulsar la investigación científica y tecnológica, y está a cargo de la politóloga Daniela Castro, quien es la representante en el Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología, que preside el físico Juan Pablo Paz, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. También integran ese Consejo, la directora del Banco Nacional de Datos Genéticos, Mariana Herrera Piñero, y la representante del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), María Delfina Veiravé.

Por otra parte, la doctora Celeste Saulo es la primera directora mujer el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), un organismo que fue creado durante la presidencia de Sarmiento y que este año cumplirá 150 años de funcionamiento. El SMN participa en el Consejo Interinstitucional a través del Ministerio de Defensa.

Esto es un proceso de avance importante hacia la igualdad de derechos, donde la voluntad política del Gobierno cumple un rol fundamental tomando decisiones en ese sentido. Yo, por caso, formo parte de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados de la Nación.

En lo que respecta al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, se puso en marcha un plan que llega hasta 2023 sobre igualdad en la diversidad que incluye generar recomendaciones y buenas prácticas para el desarrollo de ambientes laborales diversos e inclusivos no solo en los organismos gubernamentales sino también en el sector empresarial que hace investigación y desarrollo.

La composición actual de la Comisión Interinstitucional de Ciencia y Tecnología de Argentina muestra un mayor protagonismo femenino, aunque aún no se llega a la paridad de género, con 7 mujeres y 11 varones.

También se avanzó en la gestión con perspectiva de género. En ese sentido es importante destacar las políticas llevadas a cabo en el Conicet, donde se creó una red de género y diversidades y el observatorio de género ahora tiene 11 sitios dentro de los institutos del Conicet en las provincias. Las becarias pasaron a tener un suplemento por jardín maternal si son madres durante el año pasado.

Las cuestiones de género atraviesan el sistema científico de manera transversal, generando conciencia y sensibilización desde las universidades públicas, principalmente contra las violencias, derribando estereotipos y gestando un cambio cultural desde el claustro hacia el resto de la sociedad.

Graciela Landriscini

Diputada Nacional

Frente de Todos Río Negro