Landriscini gestiona soluciones para la fruticultura tras las heladas y el granizo

Graciela Landriscini

La diputada nacional Graciela Landriscini analizó la compleja situación que atraviesa la fruticultura en el Alto Valle e informó respecto a las numerosas gestiones que viene llevando adelante para el sector y las inversiones realizadas por el Gobierno nacional, además de las numerosas líneas de crédito existentes.

Señaló que “la fruticultura regional conforma un complejo productivo, comercial, financiero e institucional que evidencia una fuerte heterogeneidad y reestructuración a lo largo del tiempo, en particular en el escenario de las últimas décadas con una economía centrada en las finanzas. El resultado de la heterogénea conformación sectorial se manifiesta en la difícil convivencia entre la modalidad de la producción integrada a gran escala y la pequeña producción independiente, lo que ha generado y genera tensiones en cada temporada en la que se cuestiona la opacidad transaccional y de precios”.

En ese sentido, sostuvo que “la política pública tiene a su cargo buscar formas sustentables de planificación, coordinación, regulación, innovación, financiamiento, distribución de los resultados y desarrollo del sector en el mercado interno y externo”.

En los últimos años se redujo la superficie en producción. Ello ocurre en muchos casos por problemas de gestión, por asimetrías de información y desfinanciamiento en el intercambio comercial, y por la imposibilidad de acceso al mercado de crédito a corto y mediano plazo. Es así que, en el caso de los pequeños productores, la renovación de montes y la incorporación de sistemas de protección contra heladas y granizo no sigue el ritmo deseable para el fortalecimiento del sector.

En simultáneo, el número de empresas empacadoras comercializadoras y agroindustriales se ha concentrado. Y al mismo tiempo las organizaciones del sector viven tiempos turbulentos entre lo mercantil, lo sanitario, lo tecnológico y las dificultades de entendimiento y de construcción de iniciativas asociativas para enfrentar los desafíos micro y sectoriales del siglo XXI.

El año 2020, en el marco de la pandemia del COVID-19, la fruticultura tuvo un nivel de ventas con buenas cotizaciones en el mercado interno, tarifas de emergencia y precios de los combustibles congelados, postergaciones en pagos impositivos por moratoria y emergencia declarada al sector y salarios en dólares por debajo de la inflación. Pero, también se experimentaron problemas bancarios, monetarios y logísticos en el mercado internacional y –aunque bajó el costo de los fletes- se elevaron parcialmente los costos comerciales producto de las dificultades con la carga y descarga en puertos extranjeros y en la distribución en los destinos.

El 2021, ciclo que mostraba un mejor panorama operativo y una recuperación de la economía, se transformó de golpe en un año que muestra graves dificultades por razones climáticas que afectaron la producción primaria, y provocan reducciones de la oferta de frutas en toda la cadena y la zona. Las causas se centran en las heladas primaverales del 6 y 7 de octubre en los valles irrigados y en las granizadas del 12 de octubre y las de la semana del 15 al 20 de diciembre. “Se estiman pérdidas de volumen de un 30 al 40% de la fruta de pepita y carozo. Más de 10 mil hectáreas, cientos de productores y un elevado número de trabajadores rurales sufren y sufrirán producto de los fenómenos climáticos adversos”, advirtió la diputada.

“Algunos sectores cuestionan la falta de sensibilidad de los políticos o de los funcionarios de las áreas y jurisdicciones involucradas, por la carencia de respuesta acorde a los hechos. Puedo decir que desde el 8 de octubre en que concluyeron las heladas primaverales me moví recorriendo la zona, comunicándome con productores, con cámaras del sector, con funcionarios provinciales y nacionales, con intendentes, con funcionarios del INTA, y del Ministerio de Trabajo de la Nación preocupada por los productores y por los trabajadores temporarios permanentes y por sus salarios, ante la reducción de las labores de raleo, cura, cosecha, empaque, frío y transporte”, aseguró Landriscini.

La economista e investigadora del CONICET sostuvo que “la fruticultura requiere inversiones en los sistemas de riego por aspersión por cuestiones de eficiencia, y como modo de proteger las plantaciones de las heladas. Y también requiere inversión en mallas antigranizo”, aunque reconoció los altos costos que implican tales inversiones, pero señaló que “hay crédito y aportes no reintegrables nacionales a las provincias para esas inversiones, y las tasas de interés han bajado respecto a los años 2016 a 2019. Ha habido moratorias impositivas, congelamiento del valor del combustible y de las tarifas energéticas en pandemia”, recalcó la diputada.

La Declaración de Emergencia y Desastre provincial en Río Negro se decretó a principios de noviembre. A partir de ello, se dispusieron beneficios en impuesto automotor e inmobiliario. También con esa declaración y las correspondientes certificaciones se generaron los beneficios en cuanto a las deudas por créditos del FONDAGRO. El 24 de noviembre se reunió la Comisión de Emergencia Agropecuaria Nacional con la representación de las provincias de Río Negro, Neuquén, Mendoza y San Juan afectadas por heladas en etapa primaveral. Se acordó la Declaración de Emergencia y Desastre a nivel nacional para estas zonas, y se encuentra a la firma la documentación que pone en marcha las acciones que de ello se derivan.

 

Inversiones de Nación para el sector frutícola y más gestiones

Según fuentes oficiales nacionales, entre 2020 y 2021 el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación destinó a través de la Provincia de Río Negro más de 65 millones de pesos en apoyo al sector, vía fondos rotatorios para asistencia con líneas de crédito para compras de mallas antigranizo, y también para realizar obras y compra de equipamiento e insumos, y fondos de emergencia y desastre para la frutihorticultura, la vitivinicultura y la producción de frutos secos mediante la entrega de Aportes no Reintegrables. Al día de la fecha algunos de ellos no fueron rendidos respecto a su destino por las dependencias provinciales responsables, lo que es demandado desde la jurisdicción nacional a los fines de renovar aportes.

La diputada nacional sostuvo que desde el inicio de su gestión en la Cámara Baja del Congreso de la Nación se puso a disposición de los agentes públicos y privados del sector en la región, y recientemente relevó las áreas afectadas por las contingencias climáticas y otras problemáticas. “Asumí el compromiso de gestionar medidas a nivel nacional que ayuden a paliar esta situación y lo he hecho. El Gobierno nacional y el Ministro de Agricultura de la Nación expresan el firme compromiso de avanzar con la toma de decisiones para beneficiar al sector y garantizar la continuidad de la producción y el trabajo”, concluyó Landriscini.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.