Todas las personas podemos hacer algo para proteger la lactancia materna

lactancia materna

Así lo sostiene la pediatra Natalia Ruf y, bajo el lema “Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida”, es el tema en el que este año hace foco la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Cuáles son sus beneficios. Qué implica dar el pecho. Qué rol juega la familia, los lugares de trabajo, el sistema de salud y la sociedad. Mitos y verdades de la lactancia.

Como cada año, del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna. En esta oportunidad, bajo el lema “Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace foco en la importancia de protegerla no sólo como una tarea de las mujeres que amamantan sino como un hecho cultural y colectivo que involucra a toda la sociedad.

“Todas las personas podemos hacer algo para proteger la lactancia materna”, afirma en ese sentido Natalia Ruf, jefa del Servicio de Pediatría de la Clínica Viedma.

“La leche materna es el alimento más valioso para las y los recién nacidos, y lactantes. Constituye una excelente fuente nutricional y, además, contiene anticuerpos, citoquinas, factores de crecimiento y células específicas del sistema inmunitario, lo cual defiende al bebé de las enfermedades de su entorno”, sostiene.

Además de ser el alimento más completo para el bebé, es único e irremplazable, es decir que la ciencia no ha logrado reproducirlo, y es considerado incluso  el alimento más inteligente. 

Es que “el cuerpo de cada mujer diseña y produce su propia leche, que se adapta a  las necesidades nutricionales del bebé a medida que va creciendo.  Cambia el sabor según los distintos alimentos que consume la mamá, lo cual prepara al bebé para el inicio de  la alimentación complementaria a los 6 meses de vida, previniendo y retrasando la aparición de alergias alimentarias”, explica Ruf.

Son múltiples los beneficios que este alimento natural aporta tanto al bebé como a la madre y a su entorno, con un impacto positivo a nivel social (ver abajo).

Sin embargo, a partir de 1920 las tasas de inicio y duración de la lactancia materna cayeron bruscamente en todo el mundo como resultado de, entre otros factores, la introducción por parte del mercado de fórmulas para alimentación infantil derivadas de leche de vaca evaporada (las famosas fórmulas maternizadas). 

Por eso la protección y el apoyo a la lactancia materna son considerados hoy por las organizaciones y las autoridades sanitarias mundiales como un área de acción y atención prioritarias.

Pero, ¿qué implica dar el pecho además de sus beneficios? Se trata de un proceso de aprendizaje entre la madre y su bebé, y también para el entorno, que incluye para la mujer que amamanta una gran dedicación, cambios en el cuerpo, menos horas de sueño, cansancio y, en muchos casos, miedos, dolor y la aparición de complicaciones como las grietas que pueden formarse en el pezón o la mastitis, entre las más frecuentes.

Al hablar de lactancia materna como un derecho de las y los niños y también de las madres (Ley Nº 26.873 de Lactancia Materna), resulta indispensable concientizar sobre la importancia de ofrecer apoyo a las mujeres que dan el pecho, no desde un lugar de ayuda sino como una responsabilidad compartida.

“Amamantar es una decisión de la madre, pero debe  ir acompañada de información adecuada (ver mitos abajo); un equipo de salud integrado por personas capacitadas en el tema y que sean favorecedores de la lactancia desde el primer momento (ver abajo la importancia de los primeros mil días); y también una pareja, una familia  y una sociedad que se  comprometa y acompañe ese proceso de manera constante y concreta”, sostiene Ruf.

¿Cómo tomar responsabilidad y proteger la lactancia materna? “Brindando a las mujeres que amamantan consejos profesionales y preparación adecuada desde la etapa prenatal y luego del nacimiento; licencias laborales; permisos para retirarse del trabajo para dar el pecho o sacarse leche cada vez que lo necesite; asistencia en el momento de amamantar; aliento y contención emocional; asientos y espacios  adecuados cualquiera sea el sitio en el que se encuentre, ayuda con otras tareas personales o del hogar, sólo por mencionar algunos ejemplos”, aclara la pediatra Natalia Ruf.

En caso de dudas o para más información comunicarse con el área de Maternidad de la Clínica Viedma al 02920 428700. Se recuerda que la institución cuenta con atención pediátrica las 24 horas, los 365 días.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.