La reflexión de Pesatti por las manifestaciones en el acto de aniversario: “Hay quienes creen que son valientes y actúan como cobardes”

pedro pesatti

Las manifestaciones que irrumpieron el acto por el 242° aniversario de Viedma dejaron en evidencia que poco gustaron esas actitudes a los funcionarios municipales y provinciales.

La gobernadora Arabela Carreras no está exceptuada de ello, luego de haber dado un duro discurso que si bien parecía no ser en malos términos, concluyó con contundentes palabras hacia el gremio Asspur.

“Hoy vamos a aprender cómo vamos a comportarnos en el año más duro que la provincia de Río Negro va a tener que vivir”, decía.

El intendente Pedro Pesatti tampoco queda atrás. Tuvo que frenar los ensordecedores bombos que sonaban de fondo diciéndole a los trabajadores de la Salud que “no sean autoritarios” y que “permitan escuchar el acto”.

Un día después de lo sucedido, el jefe comunal reflexionó en FM DE LA COSTA sobre todo lo que ocurrió y afirmó que si él no frenaba los bombos, el acto podría haber quedado empañado.

“Me quedó una sensación de tristeza”, dijo. “Cuando yo invito a la gobernadora al cumpleaños, y ella tiene la decisión de venir y traer varios regalos para la ciudad, corresponde que todos los viedmenses tengamos una actitud consecuente”.

“Cuando hay un acto de esas características, lo importante es el respeto. Si lo alteramos, por ahí perjudicamos al resto. Por eso, mi obligación como intendente es hacer lo que hice, porque de lo contrario nuestra ciudad podía quedar muy mal parada. Los viedmenses no somos ingratos”.

Pesatti expresó: “Si tenemos un acto público en donde estamos recibiendo viviendas, aportes para urbanizar, instituciones recibiendo aportes, entonces demos todos una actitud de respeto a eso y después hagamos lo que queramos”.

Asimismo sostuvo que si él no intervenía hablando con los trabajadores hospitalarios para calmar las cosas “hubiese pasado otra cosa, podría haber quedado resentida la relación de la provincia con Viedma”.

Aseguró que les pidió “que frenen el bombo. Protesten, todo el mundo tiene derecho a hacerlo. Yo tenía la obligación de hacer lo que hice porque soy intendente y, si el día de Viedma invito a la gobernadora a que venga, ella accede y llega con la actitud de ayudarnos, entonces corresponde que todos los y las viedmenses, más allá del criterio político, tengamos la actitud que ayude a quedar bien parada frente a la provincia”.

“Esto no es una crisis como la del 2001, estamos viviendo una catástrofe y esto me parece que demanda la sensibilidad suficiente de todos como para entender que en una catástrofe, las cosas se ponen mucho más complicadas de lo normal”.

“Hay quienes creen que son valientes y terminan actuando como cobardes, porque corren cero riesgos en su conducta, entonces lo creen y no es así, porque saben que no van a tener ninguna contraparte en esa función”, dijo.

Finalmente, hizo una profunda reflexión: “Aspiro a que podamos reconstruir fases mínimas de convivencia, porque estamos en un momento muy difícil. Nadie sabe cómo vendrá el tiempo futuro. Hay que bajar los cambios y empezar a ver las cosas, en un momento tan trágico como este, con una perspectiva que nos permita construir horizontes de esperanza”.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.