Recibió el televisor roto y la empresa de transporte deberá hacerse cargo de los daños

via cargo

Una empresa de transportes deberá a abonarle a un cliente la suma de 30 mil pesos por un televisor que no llegó en condiciones. El hombre había contratado el servicio para enviar dos cajas desde Buenos Aires a Cipolletti, pero cuando abrió una de las encomiendas el TV tenía la pantalla rota.

El caso tramitó mediante el mecanismo de menor cuantía en el Juzgado de Paz y la sentencia admitió la pretensión del consumidor, quién no recibió una solución cuando formalizó el reclamo ante la empresa.

El fallo consideró que Vía Bariloche S.A incumplió su obligación principal que es la de transportar -y entregar en condiciones- los paquetes. Ello con el agravante de que la demandada tiene una posición muy dominante en el mercado.

El cliente consignó que contrató el servicio para el envío de dos bultos: el TV en su caja original y otro que contenía una mesa para apoyar el aparato. Sostuvo que cuando abrió el paquete la pantalla estaba dañada producto de haber sufrido algún golpe que generó que el vidrio se quebrara desde ambos. Indicó además que la caja tenía signos de deterioro producto del deficiente transporte.

Menor cuantía

Las acciones de menor cuantía permiten a los ciudadanos resolver reclamos de hasta 50 mil pesos de una manera más rápida, sencilla y en cualquier ciudad, pueblo o paraje que cuente con un Juzgado de Paz.

El Poder Judicial rionegrino cuenta con 49 Juzgados de Paz extendidos en todo el territorio provincial. Son, en muchos casos, la opción más cercana de los ciudadanos a la hora de resolver conflictos vecinales o realizar determinados trámites.

El procedimiento es gratuito para garantizar el acceso a la justicia. Además, es informal y respeta los principios de bilateralidad, igualdad y colaboración.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.