Homenaje a Eva Duarte de Perón, en el 68° aniversario de su paso a la inmortalidad

EVA PERON

Un 26 de julio de hace sesenta y ocho años lloramos todos y todas. Lloró un país. Lloró Argentina. Lloró la Patria.

Había partido hacia la inmortalidad la “Jefa Espiritual de la Nación”, María Eva Duarte de Perón, EVITA.

No vamos a volver a resaltar su rol durante las presidencias de Juan Domingo Perón, sobre la creación del Partido Peronista Femenino y la Fundación Eva Perón; ni su invaluable impulso por el voto femenino; ni su iniciativa por la creación de hospitales, asilos y escuelas; ni su obsesión para que los niños accedieran al turismo, el deporte y la recreación; ni sobre su rol activo en la concreción de los derechos sociales y laborales, porque sería redundar con respecto a otras conmemoraciones anteriores.

Queremos hoy hacer una reflexión sobre el rol de Evita y el empoderamiento de esos otrora “nadies”, especialmente de “las nadies”, sobre su relación tan rica y compleja entre la “abanderada de los humildes” y las mujeres.

Cuando Evita hablaba de las mujeres, se refería a las pobres, humildes y trabajadoras, y eso para cierto feminismo también era incómodo, porque no se ve reflejado ahí.

A medida que aumentaba su presencia pública y su liderazgo, se hacía más notable también la aparición en escena de las mujeres, primero de forma inorgánica y luego organizándose en centros cívicos femeninos.

Ese involucramiento que generó Evita en las mujeres hizo que ellas trascendieran el ámbito hogareño para volcarse a lo público.

En su libro “La Razón de mi Vida” ella refiere a cómo se autopercibían las mujeres antes del gobierno de Perón. “Parecían estar dominadas por el despecho de no haber nacido hombres, más que por el orgullo de ser mujeres. Creían incluso que era una desgracia ser mujeres. Resentidas con las mujeres porque no querían dejar de serlo y resentidas con los hombres porque no las dejaban ser como ellos, las "feministas", la inmensa mayoría de las "feministas" del mundo en cuanto me es conocido, constituían una rara especie de mujer ... ¡que no me pareció nunca del todo mujer!

Y yo no me sentía muy dispuesta a parecerme a ellas.

Un día el General me dio la explicación que yo necesitaba.

“¿No ves que ellas han errado el camino? Quieren ser hombres. Es como si para salvar a los obreros yo los hubiese querido hacer oligarcas. Me hubiera quedado sin obreros. Y creo que no hubiese conseguido mejorar en nada mejorar a la oligarquía. ¿No ves que esa clase de "feministas" reniega de la mujer? Algunas ni siquiera se pintan... porque eso, según ellas, es propio de mujeres. ¿No ves que quieren ser hombres? Y si lo que necesita el mundo es un movimiento político y social de mujeres... ¡qué poco va a ganar el mundo si las mujeres quieren salvarlo imitándonos a los hombres! Nosotros ya hemos hecho, solos, demasiadas cosas raras y hemos embrollado todo, de tal manera, que no sé si se podrá arreglar de nuevo el mundo. Tal vez la mujer pueda salvarnos a condición de que no nos imite".

Evita cambió el paradigna del autopercibimiento de la mujer. ¿Se podrá pensar que era feminista? Su obra responde a esa pregunta.

A sesenta y ocho años de tu partida, te decimos gracias por empoderarnos, gracias por hacernos visibles. Te lo decimos los pobres, los humildes, los trabajadores y las mujeres.

“Ahora si me preguntasen qué prefiero, mi respuesta no tardaría en salir de mí: me gusta más mi nombre de pueblo. Cuando un pibe me nombra Evita me siento madre de todos los pibes y de todos los débiles y humildes de mi tierra. Cuando un obrero me llama Evita me siento con gusto compañera de todos los hombres.”

María Eva Duarte de Perón

EVITA

BLOQUE LEGISLADORXS FRENTE DE TODOS

LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DE RÍO NEGRO.

 

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.