General Roca: Manos y agujas solidarias que protegen contra el COVID-19

costurera

Son 19 años de hospitalaria y tiene un millón de historias entre los pasillos del Francisco López Lima, que es sin lugar a dudas su segundo hogar. Andrea Amad acciona el pedal de su máquina, en el taller de costura que funciona en la institución, y en cada puntada que da está su compromiso eterno con el hospital.

En un recinto repleto de rollos de telas de distintos géneros, metros, tijeras, agujas y carreteles de hilo, Andrea confecciona todo lo necesario para vestir al hospital y los centros periféricos de General Roca. Desde sábanas hasta cobertores para camillas, tapizados, biombos, camisolines para el personal de las diferentes áreas y todo lo que requieran los servicios y se pueda hacer con las herramientas disponibles en el taller de costura.

No son tiempos fáciles para los trabajadores de la Salud, pero Andrea confía en la experiencia que ganaron en otros momentos complejos, como cuando llegó la Gripe A a la región y otras enfermedades que pusieron a prueba a los trabajadores del sistema sanitario.

Cuando ingresó al hospital, hace casi 20 años, lo hizo como mucama y como tenía conocimientos de costura, luego pasó al taller donde se perfeccionó en el arte de la confección y la moldería industrial.  Y aunque allí encontró su lugar, no duda un instante en volver a la sala para trabajar como mucama si la requieren para ayudar a sus compañeros, en la lucha contra el COVID-19. “Hoy por hoy si me dicen, ‘mirá Andrea tenés que ir a una sala porque falta gente’, voy porque me siento capacitada y sé cómo tengo que trabajar, cuidarme y cuidar al resto”, aseguró.

Una maratón de costura para confeccionar camisolines solidarios

La pandemia aceleró la demanda de camisolines para la protección del personal que está en contacto con los pacientes con COVID-19. Andrea ya cortó y cosió cientos, pero pensó en una idea solidaria que podría aumentar la producción y apeló al valor más profundo que a todos nos une cuando el hospital nos necesita: la solidaridad.

Se lanzó una campaña para coser camisolines y la respuesta que estamos teniendo es muy buena. Hace algunos días Andrea puso en marcha la “maratón de camisolines solidarios” para reforzar el stock que llega desde el Ministerio de Salud al hospital. “Nosotros cortamos, y la gente que sepa coser y quiera ayudar, se lleva un kit que está preparado para poder armar los camisolines”, contó Andrea.

Rebeca Ayala, Carlos Cuevas y Fernanda Almonacid, son tres talleristas de Roca que tienen sus propios talleres de costura y ya se sumaron a la iniciativa solidaria que surgió desde el hospital López Lima. En total piensan producir más de 400 camisolines de una tela especial que se puede lavar y de esa manera reutilizar la prenda. Quienes quieran colaborar, sólo se tienen contactar con Andrea al teléfono 2984591898. “Sólo tienen que saber armar una prenda, coser, tener una máquina y quedarse en casa, que es lo más importante. Eso nos ayudaría con la producción. En este momento todas las áreas que están en contacto estrecho con los pacientes con COVID-19, están utilizando los camisolines”, agregó.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.