Impulsan la creación de un programa de convivencia y ayuda mutua entre adultos mayores y estudiantes de nivel superior

maria ines grandoso

La legisladora María Inés Grandoso propuso crear el “Programa Convive” que tiene por objeto promover el alojamiento compartido entre personas mayores y estudiantes terciarios y universitarios para mejorar mutuamente su calidad de vida.

La iniciativa de la parlamentaria del Frente de Todos consiste en organizar y respaldar la convivencia entre personas mayores, que ofrecen alojamiento, y estudiantes de nivel superior, que ofrecen a su vez compañía y colaboración en algunos gastos o diferentes tareas.

La idea es fomentar la ayuda mutua en un intercambio solidario y no lucrativo basado en la convivencia entre las dos generaciones.

Mientras la persona mayor se mantiene en su medio habitual, evitando situaciones de deterioro personal y aislamiento social, impulsando su envejecimiento activo y motivando su participación social, se ofrece  a los estudiantes una alternativa de alojamiento y vínculo social.

De esta manera se facilitan las oportunidades de acceso a los estudios universitarios y terciarios de los sectores más vulnerables.

A través de este programa los personas mayores ofrecen al estudiante un alojamiento adecuado a sus necesidades y, como contraprestación, el estudiante se compromete a hacer compañía a la persona mayor y a colaborar con ésta en cuantas tareas o gastos decidan entre ambos, en el marco de este Programa (por ejemplo hacer la compra, acompañamiento a visitas médicas, esparcimiento, entre otros aspectos).   

Grandoso mencionó antecedentes mundiales donde se llevan a cabo programas de este tipo, como en Granada donde se desarrolla el Plan "Alojamiento de estudiantes con personas mayores y/o discapacidad" o en Madrid, donde el Ayuntamiento implementa el “Programa Convive” desde hace unos 20 años.

También en Barcelona existe el programa “Vivir y Convivir Barcelona”, destinado a personas mayores que se valen por sí mismas y que pueden ofrecer una habitación, y a estudiantes que tienen la residencia habitual fuera de Barcelona y precisan vivienda mientras cursan sus estudios universitarios.

El mediador en esta articulación será el Estado Provincial con la participación necesaria de las Universidades Nacionales radicadas en Rio Negro, los Institutos de Formación terciarios Provinciales y los Municipios, con el objeto de facilitar la viabilidad del proyecto, mediante convenios específicos que realizará el Estado Provincial, a través del Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria y su Subsecretaría de Adultos Mayores.

La Autoridad de Aplicación creará una Unidad Ejecutora del Programa que contará con un Director designado por la misma, el personal especializado de su área que resulte necesario para su puesta en marcha y funcionamiento y un técnico o profesional especializado del Ministerio de Educación y Derechos Humanos; además se incorporará un representante por cada Universidad Nacional que adhiera al Programa.- 

Este órgano será el encargado de coordinar las acciones con los restantes organismos involucrados. Es asistido por un Consejo Asesor ad-honorem, y tiene a su cargo tantos Equipos Ejecutores Locales, como locaciones regionales o municipales instale el programa.

La ejecución se hará a través de un Convenio Marco entre el Ministerio de Desarrollo Humano y Articulación Solidaria, Subsecretaría de Adultos mayores, con el Ministerio de Educación y Derechos Humanos y con cada una de las Universidades Nacionales con sede en Rio Negro.

Para el funcionamiento se prevé que se firme un pacto recíproco de convivencia, entre la persona mayor y el estudiante, estableciendo los derechos y obligaciones de ambas partes. Los contenidos y detalles del pacto, son coordinados y supervisados por la Autoridad de Aplicación del Programa, a través del Equipo Ejecutor Local.

El modelo de convenio recíproco de convivencia, a establecer por vía reglamentaria, debe contener un artículo que establezca expresamente el carácter voluntario y no lucrativo de las relaciones solidarias recíprocas y de ayuda mutua.

Además, la norma fija los requisitos y de admisión al Programa para ambos participantes y sus deberes. Uno y otro deberán presentar sus solicitudes y los correspondientes informes médicos y sociales que los habiliten.

Se establece un periodo de prueba de cuatro semanas y superada esa instancia el pacto se extenderá por un ciclo lectivo.

Los Equipos Ejecutores Regionales y locales deben realizar un seguimiento con informe mensual, a través de entrevistas personales o telefónicas, a fin de asegurar el normal desarrollo del Programa.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.