Evitar que la política endeudadora de JSRN termine castigando a les trabajadores provinciales con “papelitos de colores”

marcelo mango

Antes de la declaración de la pandemia del Coronavirus, el Gobierno provincial ya reconocía la gravedad del cuadro económico provincial cuando impulsó una ley de emergencia. La Ley Nº 5.429 (que fue sancionada a fines de 2019 y publicada en el Boletín Oficial del 16 de enero de 2020), declara el Estado de Emergencia Publica en materia económica, financiera y fiscal del sector público provincial hasta el día 31 de diciembre de 2020.

También se preveían problemas para afrontar las obligaciones del Estado en la sanción de la Ley Nº 5399 -Presupuesto de Recursos y Gastos de la provincia- para el año 2020. En su Artículo 53 la Ley de Presupuesto autoriza al Poder Ejecutivo a “disponer la emisión de instrumentos hasta la suma de pesos dos mil quinientos millones ($2.500.000.000) y/o su equivalente en dólares estadounidenses, para ser aplicados al pago de obligaciones del sector público provincial, Administración Centralizada, Descentralizada, Entes Autárquicos, Sociedades del Estado, incluyendo los Poderes del Estado, como así también obligaciones previsionales, de naturaleza salarial, o derivada de daños a la vida, la salud o la integridad física, obligaciones originadas en la Ley Provincial nº 5042”.

Esta posibilidad se vuelve a mencionar en los considerandos del Decreto Nº 277 del 16 de marzo de 2020 que crea el “Programa de Cancelación de Obligaciones del Sector Público Provincial”, autorizando al Ministerio de Economía a la emisión de títulos de deuda pública de la provincia de Río Negro por un monto nominal total en circulación de hasta la suma de pesos dos mil millones ($ 2.000.000.000).

Teniendo en cuenta el difícil panorama económico y financiero que estamos atravesando -que seguramente se profundizará en los próximos meses-, es que consideramos necesario modificar el artículo 53 del Presupuesto y eliminar la posibilidad que el gobierno pague los sueldos de los trabajadores de la administración pública con bonos de deuda o lo que se denomina cuasimonedas.

A nivel nacional varias provincias hicieron trascender la posibilidad de emisión de bonos para pagar los sueldos y también hubo economistas como Carlos Melconian que propuso crear la "coronamoneda", como instrumento monetario alternativo al peso. Aconseja que sea un bono y que actúe como un medio de pago del sector privado para atender salarios e impuestos.

El saldo de una medida monetaria de ese tipo sería una caída del poder de compra de los ingresos de los trabajadores, puesto que los comercios que reciban esta cuasimoneda seguramente lo harán por debajo de su paridad plena, como sucedió en las experiencias anteriores.

No es justo que los trabajadores y trabajadoras paguen la crisis y sean castigados/as nuevamente como en la década del ´90 o en la salida de la convertibilidad. En vez de utilizar esta alternativa la Provincia tiene otros caminos, como efectivizar la propuesta que le hicimos llegar, desde el Partido Frente Grande de Río Negro, al Poder Ejecutivo provincial. A través de una nota, remitida el 20 de abril pasado, instamos a la Señora Gobernadora Lic. Arabela Carreras, a que inicie una reestructuración de la deuda en dólares en consonancia con el proceso que inició el Gobierno Nacional y que ella apoyó públicamente.

Ratificando lo expresado, recientemente, un Proyecto de Ley (Expte. Nº 196/2020), mediante el cual se autoriza al Ministerio de Economía provincial a realizar, conjuntamente con el Ministerio de Economía de la Nación, las gestiones de renegociación de la deuda de trescientos millones de dólares -U$S 300.000.000- contraída para financiar el plan Castello.

La propuesta consiste en presentarle a los tenedores de bonos del Plan Castello una oferta de quita del 5,4% del capital de la deuda, una reducción del 62% en los intereses y tres años de gracia. Esto significaría que la provincia tenga aproximadamente un ahorro global de U$S 115.630.000 millones y disponga de U$S 23.000.000 millones anuales durante los próximos tres años para paliar el complejo futuro que se avecina.

Por los motivos expuestos, se propone reformar el Artículo 53 de la Ley Nº 5399 del Presupuesto de Recursos y Gastos del año 2020, con el objeto de eliminar la posibilidad que los bonos emitidos por el Gobierno Provincial se utilicen para abonar los salarios de los trabajadores de la Administración pública.

JSRN: crónica de una política de endeudamiento agotada

El gobierno de Alberto Weretilneck asumió en 2015 su segundo mandato con una deuda de 5.300 millones de pesos, y cuatro años después culminó su período con aproximadamente 33.000 millones de pesos de deuda.

La deuda de Río Negro por el impacto de la emisión de títulos en dólares del Plan Castello, se multiplicó por seis, con un riesgo adicional el 70% de las obligaciones del Estado provincial está en moneda extranjera y por lo tanto la devaluación del peso en los últimos años incrementó fuertemente el pago de los intereses de la deuda.

En 2020 nuestra provincia debe afrontar vencimientos de capital e intereses del total de la deuda por $11.913 millones de pesos que representan unas tres masas salariales completas. A su vez la situación económica y financiera provincial es muy compleja; el año 2019 cerró con un déficit fiscal de $3.580.000.000 millones y en el 2020 se preveía como mínimo un déficit de $1.500.000.000 millones.

La recesión económica, la alta inflación y la devaluación de nuestra moneda generadas por el anterior gobierno nacional, han golpeado duramente las finanzas provinciales provocando un fuerte déficit fiscal por la caída en la recaudación de los impuestos nacionales coparticipables y el significativo aumento de los pesos que se deben destinar a pagar la deuda en dólares. A este preocupante escenario ahora se le suman las consecuencias económicas de la pandemia del Coronavirus que terminó de paralizar la actividad empresarial y comercial impactando significativamente en las cuentas provinciales.

A nivel nacional el resultado fiscal del primer trimestre tuvo un significativo deterioro adicional en marzo, un mes signado por el inicio de la cuarentena por el Coronavirus, menor recaudación por la suspensión de actividades y mayor gasto para la atención de la urgencia sanitaria. Esto que le sucedió a las cuentas nacionales se trasladó en espejo a la provincia donde el cierre de los comercios impactó fuertemente en el pago de impuestos, ya que la recaudación está concentrada en Ingresos Brutos cuya base imponible viene dada por la facturación de las empresas.

La importante baja en la recaudación empezó a sentirse en el mes de marzo, pero el efecto se intensificó durante abril. La caída en los ingresos sucede en paralelo a una merma en la coparticipación, en enero los envíos a las provincias cayeron 9%, en febrero otros 4% y en marzo bajaron al 11% respecto de igual mes de 2019.

En este sentido, el Ministro de Economía de la provincia planteó que “en mayo la recaudación va a seguir estando en baja y va a ser uno de los peores meses porque va estar influenciada por la actividad del mes de abril, que estuvo enteramente en cuarentena y no hubo movimiento salvo el de las actividades exceptuadas y ahí es donde la recaudación que, a diferencia de abril que estuvo ligada a la actividad de marzo, va a impactar fuerte porque abril estuvo sin ninguna actividad”.

El ministro Vaisberg también consignó que desde el inicio de la cuarentena Río Negro lleva recaudado alrededor de 1.400 millones de pesos menos de lo que se había proyectado y que la Provincia está pendiente de los Aportes del Tesoro Nacional -que otorga el Gobierno Nacional- y de los créditos fiduciarios a las provincias para atender los desequilibrios que la situación de pandemia genera en la Argentina.

Cabe destacar que también afecta negativamente las cuentas públicas provinciales la baja de las regalías petroleras, producto de la significativa caída del precio del barril de petróleo, y la importante merma que va a sufrir la actividad turística que es una de las principales fuentes económicas de Río Negro.

Por otra parte, el Estado provincial debe incrementar el uso de recursos económicos para atender las urgencias provocadas por la pandemia, destinando recursos extraordinarios para reforzar el sistema de salud pública y apoyar a las empresas y comercios que están siendo afectados económicamente por el aislamiento social.

Es importante mencionar que la situación de Río Negro sería más grave si el Gobierno Nacional no hubiese dispuesto la creación del Programa para la Emergencia Financiera Provincial. Con el objetivo de sostener las finanzas provinciales y cubrir las necesidades ocasionadas por la epidemia de Covid-19, el programa contempla una asignación de recursos por un monto total de 120 mil millones de pesos.

Marcelo Mango

Legislador provincial

(FrenteGrande - TodesRN)

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.