"El debate del hambre en la niñez estuvo cercenado en la Legislatura rionegrina"

marcelo mango

Hace más de dos años que la situación de la Argentina y de Río Negro es de Emergencia Alimentaria. ¿Cómo podemos no llamar situación de Emergencia Alimentaria a una situación en donde el consumo de leche y de carne viene bajando constantemente, la pobreza viene aumentando ininterrumpidamente y, a su vez, lo hace en mayor medida en nuestra infancia?

Las políticas económicas neoliberales llevadas adelante por el gobierno de Macri tuvieron las consecuencias que siempre tuvieron en nuestro país cuando se aplicaron: aumento de la desocupación, pérdida del poder adquisitivo de los salarios y las jubilaciones, aumento de la pobreza y la indigencia, endeudamiento en dólares y podríamos seguir enumerando hasta el hartazgo.

La situación de hambre que existe reclama medidas urgentes y, por lo tanto, nuestro principal debate debe ser cómo hacemos para salir de este pozo en el que nos dejan las políticas de Macri.

La infantilización de la pobreza genera una crisis alimentaria que impacta en nuestros chicos y chicas durante muchos años. El Estado no siempre tiene las condiciones para revertirla de un día para el otro pero sí tiene las herramientas necesarias para paliar de manera rápida el hambre.

En el ámbito nacional, las cámaras de Senadores y Diputados de la Nación se han hecho eco de los múltiples reclamos de los movimientos sociales, las ONGs, las distintas iglesias, los sindicatos, etc. y han sancionado una Ley de Emergencia Alimentaria. Esta ley aumenta la partida presupuestaria para alimentos y, a su vez, permite su licitación de manera más rápida para poder satisfacer la demanda cada vez mayor que tienen los comedores de la Argentina.

En Río Negro, hace más de dos años que venimos presentando en la Legislatura provincial distintas propuestas para dar una respuesta concreta a esta situación de emergencia. Los proyectos presentados incluyen desde medidas inmediatas, como lo son el aumento de partidas para los comedores existentes o el aumento de la cantidad de establecimientos escolares que cuenten con la modalidad Jornada Completa o Extendida para que los niños y niñas de Río Negro reciban allí una de las comidas -en los de Jornada Simple sólo reciben un refrigerio-, hasta medidas mucho más estructurales que tienen que ver con desarrollar espacios de formación y capacitación en cada barrio donde se identifique malnutrición en niños, niñas y adolescentes de 0 a 18 años, creación de un Consejo Provincial de la Emergencia Alimentaria Infantil, etc.

La reacción del oficialismo provincial ha sido negar continuamente la situación de emergencia alimentaria. En lo que respecta al Poder Legislativo, en un accionar antidemocrático e ilegal, no permitiendo la incorporación en el temario ni el tratamiento en comisión de los proyectos mencionados alejando así una vez más a la Legislatura provincial de las problemáticas sociales de los rionegrinos y las rionegrinas que representa. En cuanto al Poder Ejecutivo, no habiendo existido ni una sola medida para mejorar la situación alimentaria.

A contramano del consenso de todas las fuerzas políticas y todas las provincias representadas en las cámaras de Senadores y de Diputados de la Nación, el Gobierno provincial ha decidido que no habrá una Ley de Emergencia Alimentaria. Pareciera ser entonces que no se trata sólo de una negación de la realidad sino de una enorme falta de sensibilidad social.

Es necesario que se escuche el planteo tanto de los municipios -Viedma, Cipolletti y Roca, entre otras, sancionaron la Emergencia- como de los denostados “intermediarios” que reclaman ayuda para sostener los merenderos y comedores que día a día reciben a más rionegrinos y rionegrinas.

Necesitamos reorientar urgentemente la presencia del Estado para responder a un derecho elemental básico que es la alimentación de los niños y las niñas rionegrinas.

La Gobernadora electa incluso ha planteado que una de sus primeras medidas va a ser una política alimentaria y nutricional para la infancia, lo que habla por lo menos de un reconocimiento de la situación. Pero para que haya un nuevo Gobierno provincial y un nuevo Gobierno nacional faltan todavía tres meses.

La situación reclama de trabajo en conjunto y no de soberbia.  

Marcelo Mango

Legislador (FrenteGrande-Todos RN)

Legislatura del Pueblo de Río Negro

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.