STJ confirma sentencia de la Cámara Segunda por legítima defensa

El Superior Tribunal de Justicia (STJ) rechazó un recurso de queja interpuesto por la Fiscalía y confirmó la sentencia de la Cámara Segunda en lo Criminal de Cipolletti por un homicidio ocurrido en legítima defensa.

En medio de una pelea callejera, la víctima gatilló varias veces un arma de fuego en contra del imputado y de su hermano que, finalmente, se defendió y le asestó una puñalada al agresor. El hecho ocurrió en el barrio "El Labrador" de la localidad de Villa Manzano.

El 29 de marzo de 2016, la Cámara Segunda resolvió absolver de culpa y cargo a Lucas Orlando Fuentes por el delito imputado.

Dice un párrafo de ese fallo: “ningún exceso acreditó la Fiscalía y ningún exceso advierto en la conducta de Lucas Fuentes para defender la vida de su hermano Carlos (a. Beto). A título ejemplificativo vale recordar que la persona que reacciona defendiéndose, actúa por ciertas circunstancias que vive, pero principalmente es el miedo a lo que viene, a ese futuro inminente y cierto que lo angustia como posibilidad en ciernes, ante este futuro y con miedo al desenlace reacciona y daña, lesiona o mata justificadamente.

Por lo expuesto entiendo que debe responderse negativamente a esta primera cuestión ya que no pudo acreditarse que Lucas Fuentes hubiera causado el homicidio de José Rosario Cañumir actuando en exceso de la legítima defensa, por el contrario, tengo por acreditado que actuó en el marco que la ley justifica su conducta por haber actuado en legítima defensa y voto por absolverlo de culpa y cargo por el delito por el cual fuera requerido”.

Después de la sentencia, Fiscalía y Querella interpusieron recursos de casación, que fueron denegados. En consecuencia presentaron un recurso de queja ante el STJ.

De acuerdo con la acusación, el día 25 de octubre de 2014, alrededor de las 19 hs., se originó una pelea callejera entre integrantes de la familia Cañumir y Carlos Alberto Fuentes y Julio Reyes. En tal contexto, los mencionados Fuentes y Reyes estaban siendo severamente golpeados en el suelo, oportunidad en que José Rosario Cañumir (h), portando un arma de fuego tipo revólver sin la debida autorización legal intentó darle muerte al primero de los nombrados accionando el gatillo del arma en reiteradas oportunidades, sin que se produjeran disparos. En tal circunstancia, Luis Orlando Fuentes se abalanzó con un cuchillo contra Cañumir y le asestó una puñalada en el costado izquierdo de la caja torácica, lo que le causó una herida en el pulmón que finalmente le produjo la muerte.

Consideró el STJ al momento de rechazar el recurso de queja:

“Acuerdo con la Cámara en lo Criminal en lo contrario, pues el diseño general de las armas de fuego es el apropiado para que estas sean disparadas y, a la luz de la lógica y la experiencia, un funcionamiento defectuoso como el que podía observar el imputado no implicaba necesariamente la total imposibilidad de que cumpliera su fin. Una prueba de ello es que, pese a que el disparo no se efectuaba cada vez que la víctima presionaba el gatillo, esta de todos modos persistía en su intento; en consecuencia, confiaba en lograrlo pese a las fallas. Entonces, se le pide al causante una confianza distinta de la de la víctima, que sería quien se encontraba en mejores condiciones de conocer el arma. También es evidente que, de haberse producido el disparo, este habría ocasionado un daño en el cuerpo y la salud del hermano del imputado, por lo que este debía evitarlo”.

Estimados Lectores: la intención es que éste sea un espacio para la opinión, el debate, y la libre expresión. NOTICIAS RÍO NEGRO no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. Los comentarios agraviantes pueden quedar ocultos. Aprendamos a comentar con educación. Muchas gracias.